(4895) China, Fuping

China

Tan solo su nombre provoca fascinacion y fantasías. Esta es la primer nota para contarte nuestro viaje por China.Su nombre provoca fascinación y fantasías. Un tiempo se levanta a través de milenios para amasar una cultura, que pronto fue adulta y madura. Ella da los primeros pasos de la humanidad; una cultura muy distinta a la de occidente pero de indudable avanzada.

A lo largo de muchos años se sucedieron miles de personajes de diferentes dinastías y con el rango de emperadores.

Nos ubicamos en un tiempo de su historia, en el imperio de Qin Shihuang, heredero de su padre y de la causa que él enarboló: la unificación de su país para lo cual debió conquistar seis reinos, tras la lucha que previamente debió sostener en su propio reino.
A los trece años heredó el trono y, por su corta edad, ejerció la regencia su madre hasta que el joven cumplió 22 años. Entonces comenzó a ejercer el poder personalmente. Duró su mandato desde el 230 A.C. hasta el 221. El objetivo buscado de conseguir la unión nacional, lo obtuvo a los 39 años de edad.

Qin Shihuang fomentó la cultura y el progreso. Supo también ser un soberano cruel en defensa de su poder. Ordenó quemar todos los libros confucionistas y los libros de historia que no convenían a su política. Fueron masacrados 400 intelectuales y enterrados vivos más de 700. De los 20 millones de habitantes que tenía el Imperio, 2 millones fueron sometidos a trabajos forzados en la construcción de palacios, canales,carreteras, murallas y el “Mausoleo”. En cinco largos viajes inspeccionó todas las provincias, al tiempo que buscaba medicinas que le permitieran la inmortalidad. Contrariamente a sus deseos, se enfermó por el cansancio e inesperadamente murió. Esa muerte fue ocultada y la última voluntad del emperador, en torno a la sucesión, constaba en una carta escrita por él. Esa carta fue escondida por el jefe de los eunucos Zhao Gao y se falsificó un testamento con la firma de Qin Shihuang.

El sucesor debía ser su hijo Fu-Su quien, por ser opositor a las represalias impuestas contra los intelectuales, fue enviado al norte del país. Desde julio a septiembre llevaron el cadáver del emperador en su carruaje por varios sitios, pero el calor del verano descomponía el cuerpo y para disimular las desagradables emanaciones, colocaron detrás del carruaje un transporte con pescados.

Mientras esto sucedía, se llevaba a cabo un plan siniestro – matar a Fu Su y a su general Mong Tian – Consumado el plan decidieron volver a la capital y realizar el entierro con gran pompa en el Mausoleo que el difunto había comenzado a construirla los 13 años. Cuando el emperador, que quería ser inmortal, falleció tenía 50 años. Por supuesto ya disponía de su última morada que, exteriormente, se presentaba como un túmulo de 115 metros de altura aunque los efectos de la erosión durante dos milenios, redujeran a 76 metros. Por descripciones conocidas, es un palacio con enormes estancias que alojan muchos tesoros.
En vida, el emperador había ordenado la ampliación del mausoleo, para dar cabida a quienes debían acompañarlo en la muerte: las concubinas que no eran madres, y constructores que se contaron por miles.

Estos episodios de la larga historia china nos muestran con gruesas pinceladas, aspectos de una milenaria civilización oriental. Tiempo atrás se hablaba del gigante dormido, pero hoy podemos afirmar que el gigante se ha despertado.

PEKIN (o BEIJIN) es la capital de China desde hace 5 siglos y , además centro económico y cultural. Se calcula su población en 1400 millones de habitantes mientras que otras apreciaciones la elevan a 1700 millones. País de grandes contrastes pues, posiblemente, no exista otro con dos sistemas económicos: comunismo y capitalismo. Dos caras distintas con realizaciones muy diferentes pues pueden distinguirse las enormes moles de cemento de tiempo de Mao con departamentos muy reducidos, de las amplias avenidas con enormes puentes, autopistas y rascacielos de estilo occidental. En Beijin encontramos la Ciudad Prohibida, el Palacio de Verano, la plaza de Tian An Men, la Gran Muralla y el Templo del Cielo.

La ciudad de XIAN ha sido capital durante 1100 años y fue punto de partida de la “ruta de la seda”. Es cuna de la civilización china y, actualmente, centro cultural y también económico.
En el Museo de Guerreros y Corceles de Terracota existen 6000 figuras que permanecieron bajo tierra más de 20 siglos. Al supersticioso emperador, conquistador de 6 reinos, le procuraban una segura defensa.

SHANGAI, fue un pequeño puerto de pescadores, pero hoy, la ciudad muestra un ambiente cosmopolita, altísimos rascacielos, un alto nivel de vida y activa vida nocturna. Todo esto la distingue de otras ciudades chinas.

Continúa en China (II)

Publicado en Leedor el 26-11-2011




Loading Facebook Comments ...

No hay comentarios

Añadir más